lunes, mayo 07, 2007

Bittersweet symphony


(Si quieres la pones de fondo)



A veces la vida se pone tan extraña, a veces no estas preparado para lo que esperas, pienso que a veces es re difícil a veces tengo la impresión de que todo se ira abajo y llega algo nuevo, tal vez necesitamos aprender, pero no entiendo los precios que hay que pagar para ello, me quedaría en el calor de lo fácil, en el calor de los recuerdos, siempre miro hacia atrás pensando que no hay nada mejor que lo que pasó, y pasa algo nuevo y se transforma en pasado, me quedo con el olor de cada recuerdo, vivo de ellos, sin embargo lucho cada día para que el futuro no sea incierto, sin embargo siempre en lo cíclico de la vida llega algo que lo desarma todo, agradezco los desajustes y las estabilidades… me doy cuenta de que todavía soy muy joven.


Aparte

Estuve toda la semana animando en un bar, se supone que el trabajo era hacer que la gente se entretuviera y consumiera la mayor cantidad de alcohol posible. Antes había tocado frente a gente muchas veces pifiándome o aplaudiendo pero no sabia como incitarlos a beber, y al desorden que se produce siempre en el bar, quería, me cuesta un poco incitar a las masas, aunque por un lado es frívolo, igual desconectar el cerebro es algo que a veces se agradece. El encargado del local me explicaba que la idea era que las chicas bailaran arriba de la barra, bien desinhibidas y para eso yo tenia que convencerlas. ¡Eeepa! Imagínate lo que cuesta sacar a bailar a una chica en una disco, y esta vez tenia que invitarlas a una barra. Mágicamente y en beneficio de mi pago final las cosas se dieron varios días, pude justificar la pega, muchas chicas no solo querían bailar por el trago sino que a veces el hueveo tira, yo tenia que subir igual claro que no bailé porque soy muy tieso (tal vez tome clases para enmendarlo) nada que decir… a veces atreverse a ser quien pensabas que no eras es entretenido.

Les prometo un carrete a todos.