jueves, marzo 23, 2006

El tio lalo



En muchas de mis interesantes tertulias, un buen amigo me conto sobre una de sus salidas nocturnas, se habia paseado por la piojera, dijo que no habia hallado nada mas picante sobre la faz de la tierra. Viejos borrachos, musica añeja, un olor indescriptible, los mejores terremotos, rèplicas y maremotos, que según él lo dejaron algo volteado suficientemente para que venciera el miedo de irse por el paseo Ahumada a las 4 de la mañana.

Una de las cosas que rescató de su experiencia por esa picada fue la de observar con el sonido de fondo de rancheras y tonadas a un grupo de personajes que causaron su mas absluto rechazo, los snobs. Argumentó que eran unos hijitos de papá que querían aparentar apertura mental, esa que es difícil encontrar en Vitacura, esa que no les cree nadie, tiñiendose de un matiz izquierdista de poca monta, con su ropa perfectamente desarreglada y con deseos de vivir en Europa eternamente.


.... En realidad después de lo que dijo mi amigo, considere refexionarlo, y llegue a la conclusión de que de cierta forma es bueno que ese grupo o movimiento exista. Es mucho mejor quien intenta una apertura mental a quien no la tiene ( me encuentro entre quienes no la tienen), si por lo menos alguno de los ideales que profesan estos individuos es sincero, es mucho mejor a que se queden encerados en sus casas gozando el status quo, me gusta de cierta forma que renazca el roto chileno, sea moda y sea top, no encuentro que se desvirtue algo al volverse masivo, a veces tratamos las modas como pololos egoístas, queremos tener lo que no ha sido tocado por nadie, encuentro genial que el tío Lalo tenga su comercial, encuentro genial que busquemos quienes somos y no nos avergoncemos, no hemos perdido el alma...

Gracias por el tiempo de espera...