miércoles, octubre 29, 2008

Pasaje de ida y vuelta

Son las 11 de la mañana, a esta hora no acostumbro a escribir en el blog, en realidad dejé de hacerlo hace rato, aunque no tengo pensado cerrarlo, por esa fobia que le tengo a las despedidas. El no pensar cuando hay que hacerlo, el café ayuda a conectarme un poco con el mundo, a volver del sueño y abrir bien los ojos.

He dejado muchas huellas y sin embargo siento que queda mucha orilla en mar, me he dado cuenta que no soy tan especial como creía, que soy tan normal y defectuoso como cualquiera, que no hay cosas que me sean ausentes y claro, como todo en la vida lo puedes tomar tanto como para bien como para mal.

Me he ausentando porque me he querido librar de soñar, no es recomendable hacerlo, la vida es un viaje de idas y vueltas, lo bello cumple su ciclo, así como también lo que nos desagrada, mas sin esa cuota de credulidad en la magia no hay sentido.

He perdido las caricias a lo lejos, aunque no dejaré de aferrarme a los recuerdos, no hay nada mas bello que enamorarse de las palabras, de las sonrisas y de las miradas, hay magia y detalles en el aire, hay calor... es primavera.

Un beso

PD: Ojalá vuelva a leerte, cuando deje de hacer frío.